La Catedral del Mar, de Ildefonso Falcones

La catedral del mar

Siglo XIV. La ciudad de Barcelona se encuentra en su momento de mayor prosperidad; ha crecido hacia la Ribera, el humilde barrio de los pescadores, cuyos habitantes deciden construir, con el dinero de unos y el esfuerzo de otros, el mayor templo mariano jamas conocido: Santa Maria de la Mar.

Una construcción que es paralela a la azarosa historia de Arnau, un siervo de la tierra que huye de los abusos de su señor feudal y se refugia en Barcelona, donde se convierte en ciudadano y, con ello, en hombre libre. El joven Arnau trabaja como palafrenero, estibador, soldado y cambista.

Una vida extenuante, siempre al amparo de la catedral de la Mar, que le iba a llevar de la miseria del fugitivo a la nobleza y la riqueza. Pero con esta posición privilegiada también le llega la envidia de sus pares, que urden una sórdida conjura que pone su vida en manos de la Inquisición…

La catedral del mar es una trama en la que se entrecruzan lealtad y venganza, traición y amor, guerra y peste, en un mundo marcado por la intolerancia religiosa, la ambición material y la segregación social. Todo ello convierte a esta obra no solo en una novela absorbente, sino también en la mas fascinante y ambiciosa recreación de las luces y sombras de la época feudal.

Pese a no poder considerarla una obra maestra, el libro realmente me ha sorprendido. Más cuando tras buscar información, he podido confirmar que fue el primer trabajo de un joven escritor (2006). Está escrita en un lenguaje sencillo y de muy fácil lectura lo que permite ir imaginando cada uno de los personajes y situaciones que van sucediendo. A lo largo de sus 690 páginas reúne todos los requisitos para dejar un muy buen sabor de boca.

Es un libro que engancha, y se puede leer en menos de una semana, pero más que por lo que puedes aprender (muy pocas cosas) por vivirla como una telenovela que engancha debido a las continuas desgracias y situaciones sentimentales que van desarrollándose hasta el final. Quieres que situaciones están preparadas a cada personaje: trabajos extenuantes, adulterios, acusaciones falsas, éxito económico, social y político.

Está ambientada en la historia de la Barcelona medieval, en el papel que desarrollaba la Iglesia y el Rey. El protagonista (Arnau) va sufriendo diferentes desgracias, peripecias e injusticias, hasta terminar feliz. Como siendo un simple siervo de la tierra, se convierte en Cónsul del Mar y cuenta con el respeto de todo un pueblo (muy poco probable que sucediera por el reparto de estatus que existía en la antigüedad). Es muy similar a los “Los Pilares de la Tierra” en cuanto también se construye una catedral.

Ildefonso antes de publicar el libro, acudió a un taller de escritura, donde recibió consejos como dar forma a una novela. Y permitió que su redacción fuera de mano en mano, más de doce, hasta finalmente publicarse. Cumple con la relación inversamente proporcional que hay entre la calidad literaria y el número de ejemplares vendidos.

Una de las cosas que menos me ha gustado, es que todas las mujeres que aparecen son violadas y humilladas, o tienen un carácter malvado. Arnau puede exponer su vida para reivindicar los derechos de los judíos, pero no existe ningún personaje que salga a defender nuestros derechos ¿no podemos tener algo bueno? Situaciones como estas te hacen sentir coraje, tristeza, desesperación, odio, amor, nostalgia, … y un largo etcétera de sentimientos.

Pese a todo es un libro que me ha gustado y que no me ha dejado indiferente.

3 estrellas

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s