Maus, de Art Spiegelman

Maus

Maus es la biografia de Vladek Spiegelman, un judio polaco superviviente de los campos de exterminio nazis, contada a traves de su hijo Art, un dibujante de comics que quiere dejar memoria de la aterradora persecución que sufrieron millones de personas en la Europa sometida por Hitler y de las consecuencias de este sufrimiento en la vida cotidiana de las generaciones posteriores.

Apartándose de las formas de literatura creadas hasta la publicacion de Maus, Art Spiegelman se aproxima al tema del Holocausto de un modo absolutamente renovador, y para ello relata la experiencia de su propia familia en forma de memoir gráfica, utilizando todos los recursos estilisticos y narrativos tradicionales de este genero y, a la vez, inventando otros nuevos. La radicalidad narrativa de esta obra marco un antes y un después en el universo de la novela grafica, y por ello Maus obtuvo el primer y único premio Pulitzer otorgado a un comic.

Maus (ratón en alemán) me cogió de sorpresa, tomando un café en un descanso en mi lugar de trabajo y una conversación amena con una compañera. Me indicó que se lo había regalado a su pareja, tras leer las continuas recomendaciones, y que le había encantado. Así qué ¿por qué no probar? Y realmente me sorprendió con el testimonio que se describe.

Ante todo quiero decir, que me encantan los cómics, sin embargo, no los entiendo tanto como un libro. Dado que cada detalle cuenta y muchas veces pierdo detalles importantes que pueden marcar posteriormente la historia.

El autor se niega a entrar en la representación histórica, pero si pretende narrar la biografía de Vladek, padre del autor y superviviente del holocausto judío. Cuenta la historia de un judío asentado en Polonia que disfruta de una buena posición económica y social como vendedor textil, que tendrá que intentar comprender el avance rápido de la nueva fuerza política de derecha, disputa a salvar la pureza de la raza, y que intenta eliminar ante todo a los judíos.

Es una historia contada con crudeza, rebuscando contenido inédito, pero a la vez que intenta contarnos la complicada relación padre-hijo. Cada imágen tiene sentido y llena de vida cada una de las páginas. No sólo por el juego de un gato (Hitler) y los ratones (los judíos) sino por el significado de narrar uno de los hechos más despiadados del S.XX. El propio autor nos indica que se baso en Tom y Jerry.

Hitler decide imponer su ideología y comenzar con el “exterminio nazi”. Una de las frases que tenía es: “Sin duda los judíos son una raza, pero no humana”. Vladek y su familia eran judíos y, por tanto, sufrirán las persecuciones nazis, se verán engañados por compatriotas y la palabra amigo tendrá un nuevo significado.

Aunque el gato y el ratón son los principales, las diferentes naciones que participan en el conflicto se muestran en forma de diferentes animales: ciervos (suecos), peces (ingleses), franceses (ranas), americanos (perros). Esta diferenciación se debe a las diferentes naciones que marcan el ambiente de una época y donde el individuo marca la diferencia de pertenecer a una nación (y no a una raza étnica). Como detalle quiero destacar que no sólo se preocupo por realizar la figura, sino de dar la máxima expresión a sus rostros.

Aunque, me llegó en un sólo tomo, la primera vez que se publicó, fue en forma de serie en la Revista Raw. Una revista cómic creada por el propio autor y su mujer François Mouly (en España llegaron a través de la revista Star). Se comenta, que muchos autores que posteriormente quisieron narrar biografías e historias de lo que allí ocurrió, se inspiraron en su valor documental (Marjane Satrapi o Guy Deslisle). Como anedocta se dice que hasta el mismo Spielberg pudo acudir a sus páginas para revivir el horror del nazismo en La lista de Schindler. Sin embargo, al principio no fue así.

Spiegelman tardó años en recabar todo el material necesario y escuchar durante horas los interesantes relatos de su padre. Pronto le llegaron a sus oídos la noticia de que Spielberg estaba rodando “Un superviviente americano”. Noticia que le sembró de tristeza, al ver como su sueño volaba e inquietandole el parecido de los dos apellidos. Por lo que desarrollo su historia en varias entregas. Ahora con el paso de los años, la película ha pasado casí de “resbalón”, mientras que la historia de Maus es todo un referente, ganando el premio Pulitzer en 1992 (primer premio otorgado a una novela gráfica y único dado a este tipo de género) entre otros premios.

Destacamos el detallismo, por ejemplo, los fallos de dicción de Vladek al intentar aprender inglés. No sólo se preocupó de enlazar unos hechos con otros y de contextualizarlo con el presente, sino que quiso mostrar la condición de su padre como emigrante quedando reflejado en el habla. El protagonista tiene como lengua materna el Yidish, pero habla en sueco, alemán y polaco. No siempre este detalle se ve reflejado, en la primera edición publicada en España (Planeta DeAgostini) lo omitió.

Me encanta, lo recomiendo a todos aquellos que me piden señalar un libro. Son casi 300 páginas, pero en muy poquito tiempo se puede leer quedando un sabor “duro” pero a la vez que entrañable, sensible y excepcional. Es la historia de los judíos y su represión.

3 estrellasNota 10

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s