¿A quién le bajamos el sueldo?, de Herminia Más

RCDR.jpg

¿A quién le bajamos el sueldo? retrata con humor los principales vicios de la sociedad en la que nos ha tocado vivir: la corrupción, el amiguismo, la falta de ética… Los pone en evidencia y los critica con un humor sereno, meditado y mordaz a la vez y con unos finales sorprendentes y chocantes.

En la galería de personajes descritos por Hermínia Mas encontramos desde el director general que no se sabe muy bien qué hace porque quizás realmente no hace nada, hasta el trabajador ineficaz que va ascendiendo de categoría, la enfermera trabajadora que se enamora de un poeta vago, la secretaria que disfruta de un buen puesto de trabajo gracias a su espectacular físico, el pobre albañil que se deja engañar por una mujer ambiciosa, o el buen trabajador que termina pagando por lo que han hecho los demás y acaba siendo el chivo expiatorio.

Ofrecimiento de RDCR Edicions

En sólo 90 páginas, se muestra con mucho sentido del humor, los principales conflictos que podemos encontrar en una empresa.

Imaginemos una empresa, de cuatro pisos, y que a medida que vamos subiendo de planta, vamos ascendiendo en la misma. ¿Qué es lo que se necesitaría para llegar a la última planta?  Hay diferentes opciones desde “lamer el culo”, acostarnos con el jefe, ser la rubia tonta o ser familia del jefe.

En caso de no cumplir ninguna de las características indicadas, nos costará mucho llegar a poseer un puesto de responsabilidad, siempre estaremos por debajo y, en caso de que subamos y luego se vean obligados a desprenderse de alguien siempre será la persona que más lo ha currado. Que además de terminar muy mal pagado, acaba convertido el chivo expiatorio de la empresa.

Eso no sólo se puede poner en el caso de una empresa, sino también lo podemos ver en otros campos como puede ser el Gobierno, en un hospital, etc. Siempre el amiguisimo del jefe, aunque no haga nada subirá y siempre estará bien situado, el resto serán los “pringados” que deberan de trabajar mucho, y muchas veces tanto trabajo no se verá recompensado.

Entre los personajes que van saliendo a lo largo del libro, podemos encontrarnos al Director General, que no sé sabe muy bien cual es su labor en la empresa, pero que sin embargo es el que mejor vive. Ya que se acostará con la rubia con cuerpazo que se convertirá en Secretaria del cuarto piso ¿por méritos propios?

La enfermera trabajadora que se enamora de un poeta vago, y aunque le salga un mejor “partido”, se acabará quedando con el poeta, por sí algún día suena la flauta y consigue un minuto de gloria. Ser la mujer de un poeta poca gente lo puede decir.

Así también cuenta la historía de un pobre albañil, que tras muchas horas de trabajo, vuelve a casa junto con una mujer ambiciosa, que le gusta vivir muy bien y siempre las cosas buenas aunque no se le puede permitir.

En cada uno de los capítulos que se divide este ligero libro, finalizan con un estilo sorprendente y con gran sentido del humor, que aunque no lo quieras te verás reflejado, o conoces a más de uno en esta misma situación, y te arrancará más de una carcajada.

El libro se lee en poco más de una hora, y a medida que vas pasando por las hojas, vas imaginando y poniendo cara a los diferentes personajes que van saliendo, al final te quedas con la sensación de que aquello que todos los días lo vemos y nos llegan noticias de personas que le pasan cosas similares, por fin se le dedica un libro sin tapujos y sin esconder nada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s