He yacido días animales, de Eva Hibernia

 

ANIMALES_portada

El poemario se despliega en tres partes: La cornamenta de la noche, Alientos Velar las armas luces. Como círculos concéntricos cada parte propaga una onda expansiva que recorre una superficie misteriosa. Los poemas nacen las más de las veces breves, tensos, poblados de ecos, silencios, temperaturas, sabores, acechos, de un diálogo en colisión entre lo que puede ser revelado y su oscuridad. De hecho fuerzas paradójicas laten en los poemas, transfigurándolos. Todo el poemario trasluce la sensación de unidad, de cosmos o territorio salvaje que se explora en un tempo dramático, mistérico. Cada poema tiene un dinamismo interno que parece empujarnos, pero no solo hacia adelante, en pos del siguiente poema, también en una vertical que nos propulsa hacia la propia entraña del poema. También descubrimos los signos de una mitología que va sedimentando poco a poco en el imaginario del lector.

Creo que a cada post que escribo, digo lo mismo. Me encantan los animales y todo lo relacionado con ello me parece un mundo fascinante. Algunos me van a criticar, otros quizás dirán que soy una pesada, pero me encanta que despierten y sus “inocentes pensamientos” son los que cada día me hacen reír.

En cada una de sus 89 hojas, ha introducido un verso breve, sólo casí llegando al final encontraremos más largos, rememorando actividades que ha realizado un animal. En ellos se ven reflejados desde inocentes aves, hasta los reinas de la selva (las leonas). Así mismo nombra diferentes plantas, que podemos encontrar dando un paseo por el monte, o estando cerca de cualquier río.

Recuerdos de la niñez que Eva tubo, sus primeros juegos inocentes con otros niños, siendo una cría. Es como una rafaga de inocencia, al abrir una ventana y respirar aíres de aquellos paisajes que todos alguna vez hemos tenido y tanto hemos disfrutado.

Un poeta debe saber llevar cada uno de sus versos al sentimiento más extremo. Sólo aquellos que lo consiguen se consideran grandes poetas. Es un espacio dedicado al recuerdo, a las vivencias que todos y cada uno de nosotros (aunque no queramos admitirlo) lo hemos tenido. A nuestros anhelos de querer conseguir una meta, de la música que nos hacía saltar llenos de ilusión y el abracadabra que todo lo cura y conel que se consigue una sonrisa o un simple juego de magia.

Mis juegos de pequeña, al igual que los de Eva, eran también arrancar sonrisas poniendo voces parlanchinas a mis muñecas de trapo. Extrapolar al más alto nivel mis sueños y frustraciones, y convertir la escritura en un explorador solitario que se adentra en la naturaleza y admira cada uno de los animales, plantas o cosas que nos ofrece.

El libro me fascina, me recuerda, mis veranos como exploradora cerca de los ríos chapoteando, brincando y mojada pero lleno de alegría. Me encantaría meterme dentro de uno de los versos y viajar hasta mi infancia.

Es un libro que se lee muy rápido, que te permite ir admirando diferentes cuadros, quizás en alguno de ellos te veas reflejado como yo, y estoy segura que en alguno de ellos te hará sacar una sonrisa.

Sin duda me ha gustado mucho y estoy segura que lo volveré a disfrutar muy pronto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s