Las estaciones, de Evaristo Hernández Marqués

Las estaciones, de Evaristo Hernández Marqués

A través de la cronología de las cuatro estaciones, Evaristo Hernández Marqués, va desgranando recuerdos de infancia, paisajes, tradiciones que ya no existen, los ritmos de la cosecha, costumbres del mundo rural, flora y fauna que ya no recordamos, y todo ello con un rico lenguaje y con muchas expresiones y palabras que ya tampoco existen, pero que el poeta nos las recuerda y, al traérnoslas a la memoria y al poema, nos hacer ver la pobreza a la que deriva nuestro idioma, o bien por falta de costumbre de ciertos usos, o por el empleo excesivo de medios tecnológicos. Las estaciones es una invitación a rememorar paisajes y tradiciones de un mundo rural que se va perdiendo y al que Hernández Marqués rinde sincero y sentido homenaje.

Ofrecimiento de Ediciones Parnass

Es muy arriesgado, al menos para mí, realizar una reseña sobre poesía, dado que considero que su forma de exponerse ante los demás es abrir tus pensamientos, miedos y emociones ante los demás.

En el caso de “Las estaciones”, de Evaristo Hernández Marqués, tiene mucho de mí personalidad, ya que aunque en un anterior post he puesto que he crecido en Galicia, mi padre es de la Comunidad de Castilla-León, en concreto de Zamora (tierra y hombres libres). Y a través de sus diferentes líneas he podido sentir de nuevo mi niñez, aquellas manos ásperas de mis abuelos de trabajar tanto en la tierra que me cogían una y otra vez al bajar aquellas blancas y largas escaleras.

Tierra humilde de trabajo en el campo, que la gente te arropa con mucho cariño y ternura, mientras tu le sonríes embriagada por su aroma.

Poemas llenos de significado, que me hace degustar sus intensos sabores naturales, y que sabes que la gente te saludará de manera espontánea en cualquier momento y en cualquier lugar.

Intenso vocabulario que de pequeña he podido escuchar mientras siembro cultura. Tierra de costumbres, y llana-ancha Castilla, que te hacen deslumbrar hasta el horizonte, mientras te ciega el sol y ves cruzar las cigüeñas.

Desconocía la escritor, Evaristo Hernández Marqués, pero estoy segura que lo intentaré seguir muy de cerca. Me encanta su forma de escribir, su forma de impactar en cada uno de los versos, y de empaparme de él.

El libro se desarrolla a lo largo de las cuatro estaciones del año. Al inicio de cada capítulo hay una fotografía que recuerda en la estación en la que nos encontramos, y a lo largo de ese capítulo contará aquellas características que tienen en común las diferentes provincias que componen la autonomía.

Entendible a través de las vivencias, recuerdos y espíritus, que al fin y al cabo es lo que nos va formando más humanos y desarrollándonos como las bellas personas que intentamos ser cada día.

Un abrazo muy fuerte a Evaristo Hernández, por haberme permitido volver a vivir momentos únicos e inolvidables. Gracias de todo corazón.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s