¿Con quién se acuestan las manzanas?, de Ivo Delgado Rivero

Con quien se acuestan las manzanas

En el mundo que nos rodea, entre relaciones cada vez más complicadas y con los problemas de la actualidad, un veinteañero recién licenciado (o casi), al que le ha dejado la novia y que no encuentra trabajo decide tomar las riendas de su vida cargado de ironía y cinismo en busca del amor.

¿Es posible? ¿Cómo han cambiado las reglas del juego respecto a las de nuestros padres? ¿Por qué seguimos juntándonos en parejas como hace más de 2000 años? Y sobre todo ¿Con quién se acuestan las manzanas?

Cuando se acaban los cuentos e historias utópicas por las calles de Nueva York con zapatos de firma a estrenar y nos queda la cola del paro, las relaciones fugaces y la escasez de dinero, ¿se puede seguir creyendo en el amor?

Ivo Delgado se adentra en clave de comedia, y de forma casi biográfica, en relatar en primera persona el punto de vista masculino de las relaciones, de las inseguridades y de la búsqueda de un final feliz sin manzanas envenenadas.

¿Con quién se acuestan las manzanas? Es una curiosa novela escrita en tono de humor ácido, en primera persona y en voz masculina, que plantea qué es lo que siente el hombre tras una ruptura sentimental, y responde con humor a aquellas preguntas más básicas que todos nos cuestionamos. El hombre aunque se hace duro, muchas veces no lo es, está repleto de inseguridades e intenta buscar un final feliz sin manzanas envenenadas.

En el mundo actual que nos rodea, todo está repleto de tecnología, modernidades y las relaciones cada vez son más complicadas, y las noticias del día no son las más esperanzadoras.

Ivo, es un veinteañero, que está a las puertas de licenciarse, no encuentra trabajo y su pareja ha decidido dejarle. Con todo este “jaleo”, se da cuenta que debe tomar las riendas de su vida, llenándola de ironía y cinismo. Y de esta manera también comienza el divertido libro.

Ivo, no sabe ir vestido con ropa “normal”. Todo tiene su precio, pero es un “enamorado” de las marcas. Pero, ¿De dónde saca el dinero si no trabaja? Incluso se atreve dar el gran salto y va Nueva York. Su máxima es no se puede repetir dos días seguidos y nada de imitaciones, siempre habrá alguien que sabrá que es falso.

Durante el libro, nos va narrando su historia y de sus amigos más cercanos Ricardo, Estefanía, Elena y Blanca. Amigos que saben estar en los buenos y malos momentos. Entre los cinco hay momentos en los que no podrás evitar reírte en voz alta. Dado las situaciones absurdas y más cómicas que pueden salir de la imaginación de un joven escritor.

Es un libro rápido y escrito de manea breve y rápida sobre “servilletas de papel”, por ello hay partes que faltan comas, puntos y las conversaciones se abren con (-), lo que lo hace sencillo, actual y divertido. Según el propio escritor está basado en sus propias vivencias y en lo que se le pasa por su cabeza.

Durante el libro vemos a una persona perezosa, que gracias a su amiga, comienza a ir a un gimnasio. Pero, sí le cuesta subir las escaleras ¡a un 5º piso!, ¿cómo va a ponerse a correr sobre una cinta? Y si nos cuesta ir a la compra ¿Cómo correr detrás de un autobús? ¡Todo un espectáculo!

Es una persona, que desprende espontaneidad, como lo demuestra en cada “tontería” que se le ocurre. ¿Se friegan los platos solos?

Hay capítulos que no dicen nada, y eliminaría las constantes veces que se repite la palabra “manzana”, además “alarga” demasiado la relación entre Ivo-Alicia. Haciendo la ruptura más drámatica ganaría bastante más (menos es más), pero quizás en su segunda parte ¿vuelven? Quién sabe, pero lo dudo, porque ya a las 2 horas de conocer a una chica nueva ya se siente enamorado más que nunca. ¿Quién sabe?

Al final, se hace un guiño a la cantante Ruth con su canción eurovisiva “Dancing in the rain”, “Y aunque llueva y nos mojemos… no pararemos de bailar”.

En la página 533, de las 538 que contiene, hay un “Continuará…” eso hace pensar que habrá secuela y cual tenemos que leer para ver si al final se endereza y se le solucionan todos sus problemas. Aunque suena a cifra muy alta, hay tantos diálogos y es tan ameno que se lee en un momento.

Sólo me queda preguntarte, ¿Con quién se acuestan las manzanas? Sí en el fondo todos pensamos que los hombres son unas manzanas. ¡Yo de mayor quiero ser como Ivo!

Anuncios

3 comentarios en “¿Con quién se acuestan las manzanas?, de Ivo Delgado Rivero

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s