Mi amor en una bola de cristal, de Javier Romero

Mi amor en una bola de cristal, de Javier Romero

¿Qué pensarías si una bruja lee en su bola de cristal que tu vida amorosa es un auténtico desastre?  ¿Y si te dice que vas a vivir diez años de soledad y no vas a encontrar el amor durante todo ese tiempo?  ¿Y qué te vendría a la cabeza si esa misma bruja vaticina que acabas de conocer al amor de tu vida pero que no volverá  hasta pasados esos diez años?

Si has conseguido pensar en positivo tras esas tres preguntas, es evidente que eres una persona optimista pero si no ha sido así, la vida amorosa de Andrea te sorprenderá.

Diez años de amores y desamores resumidos en tan solo dos días de San Valentín separados por ese largo periodo de tiempo. Y muchas, muchas más situaciones locas y desenfrenadas en las que los policías municipales no se dejan engatusar por un buen escote, o un inglés se convierte en un gran espadachín con un consolador en la mano o, por si eso te parece poco, las amigas de la protagonista no son lo que parecen, un adolescente y su trasero se convierten en una obsesión y…

Mejor no cuento nada más porque quedan tantas y tantas aventuras por vivir en solo dos días que necesitaría un libro entero para describirlas. Un libro parecido a Mi amor en una bola de cristal.

Este libro en papel, me tocó en un sorteo con Prensa Kiwi, y la verdad es que la portada más que describir una imagen amorosa, me asimila con las típicas figuras de Navidad que tenemos en casa. Pero, aún así puedo decir que en la sencillez radica la belleza.

Antes de entrar en otros menesteres, os quiero hacer dos preguntas ¿Qué pasaría por vuestra cabeza si una “bruja” lee en su bola de cristal que vuestra vida amorosa va a ser una auténtico desastre? ¿Y si asegura que pasará que acabas de conocer al amor de tu vida, pero que pasarán diez años antes de que vuelva a aparecer? Si has pensado positivo mientras te lo estaba consultando, eres una persona realmente optimista.

Esto es lo que le pasa a Andrea, una joven de 25 años que reside en Madrid, que como regalo de cumpleaños (justo lo cumple el día de San Valentín) sus amigas le obsequian con la visita a un medium. Hasta ese día creía que era feliz con su novio Fernando. Un chico con romanticismo cero, ni siquiera un detalle, el contraste de ella que hasta le regala una postal antes de acudir a la fiesta con sus amigas.

Sin embargo, la medium de positiva tiene poco, y le dice que a partir de ese momento va a sufrir una serie de desengaños amorosos que le harán desconfiar del amor, pero todo cambiará cuando se encuentre con un chico que transcurrirá diez años hasta que vuelva a aparecer, y cual se convertirá en el amor de su vida. ¡Menudo regalo! Al comienzo nadie se lo cree, pero poco a poco que no era una broma, sino que sus palabras comienzan a cumplirse.

Andrea, cabezona como ella sola y que dice todo lo que piensa por su boca, quiere demostrar que todo lo que le ha dicho es mentira, pero lo que no llega a comprender es que el amor no se busca, sino que aparece cuando menos te lo esperas (esta parte me identifico bastante yo con ella, porque también tuve que aprender mucho de esta lección).

Los diez años que nombra la pitonisa, se resumen en tan sólo en dos días de San Valentín (2004 y 2014). Durante los mismos, a medida que vamos pasando las hojas, viviremos situaciones locas y desenfrenadas, donde los policías municipales no se dejarán engañar ante un escote pronunciado, o un inglés se convierte en un gran espadachín con un consolador en la mano (el que posteriormente se convertirá en gran amor esperado. ¡Son imaginaciones mías o la escritora tiene una gran imaginación!

Entre todos los personajes que salen Patricia, Simona, Anabel, Deborah,… que cada cual tiene su gran cualidad. Una con gran templanza, otra con romanticismo y otra bruta como “el arado” (como diría mi madre). También destacamos a Jorge, el hermano pequeño de Anabel, quien siente amor y devoción increíble por Andrea desde que era pequeño, y que le promete que cuando sea grande él será el amor que espera.

Un gran grupo de amigos, pero para mí, el más gracioso es su padre, que siempre está haciendo bromas con todos los productos que regala, así que tened cuidado sí conocéis a alguien que sea así…

El lenguaje utilizado es sencillo, fresco, ágil y adictivo. Un ejemplo de superación, mientras se describe a una chica muy torpe y espontanea, dentro de una historia sencilla, aunque da ciertos puntos que me hicieron reír. Los personajes están muy bien definidos. Una gran novedad que me ha gustado mucho recibir y que recomiendo leer este verano.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s