Diario de un opositor en paro, de Ángel Company

portada-diario-de-un-opositor-en-paro

“Parece que a la gente de mi generación, los ochenta, no saben cómo llamarnos. Hemos visto la revolución tecnológica paso a paso, hemos visto la historia en directo de todo el cambio, pero también sabemos jugar con una pelota y dos porterías hechas con piedras. Ninguno de nosotros ha muerto por ello ni resultado herido. Aprendías a sobrevivir. Por eso quiero apelar a esta profunda convicción que tengo de que de esta situación se puede salir.”

Con su prosa irreverente y directa, Ángel Company nos pone en la piel de todos aquellos que han visto cómo el futuro se les escurría de las manos, dejándolos sin perspectiva de mejora en la España actual en la que vivimos. Pero, a su vez, no recuerda que siempre hay luz al final del túnel…

Si te gusta lo que escribo a continuación, sigue divirtiéndote leyendo las aventuras de Luis, consiguiéndolo a través del siguiente enlace.

En España, por mucho que veamos confirmando a Rajoy diciendo que ya hay brotes verdes y que las cosas van a mejorar, lo cierto es que no van bien, o al menos a mucha de la gente que me rodea.

Luis, es un joven de 26 años, de Valencia, licenciado en filología inglesa que trabaja para una constructora al comienzo de la crisis económica del 2007. Pese a seguir viviendo en casa de sus padres, se permite darse un capricho yendo a Punta cana junto con sus amigos.

Pero la felicidad dura poco, ya que tan pronto como regresa, pierde su trabajo, y debe aprender a sobrevivir con el subsidio del paro. Es entonces, cuando siente la necesidad de contar sus vivencias en un diario, a través del cual dejar constancia de sus miedos, sus inquietudes y aspiraciones.

Está escrito en primera persona, contando sus problemas, pero donde se verán reflejados miles de ciudadanos de la sociedad española. En su ánimo de mejorar, pese a la incomodidad de la situación, decide preparar oposiciones y mejorar su vida. Tiene que trabajar muy duro para obtener buenos resultados, pero para ello debe seguir alternándolo con trabajos temporales que le permita seguir al día a día.

Pese a que Ángel se le conoce como un excelente escritor de cosas divertidas, en esta ocasión se centra en muchas situaciones habituales que rodea la vida de un opositor. Nos enseñará como es el ambiente que le rodea, como es su situación laboral, sus trayectos y sus anécdotas. Se confunde con un héroe anónimo, que en esta ocasión le llamamos Luis, pero que podría tocarnos a cualquiera de nosotros.

Me gusta mucho la imagen del joven rebelde e inconformista, que durante 14 meses va contando las peripecias que se encuentra para mejorar su vida, intentando buscar una oportunidad laboral, y con los objetivos muy claros. A través de sus páginas conoceremos sus aventuras y desventuras de su vida cotidiana, repletas de esperanzas y desesperanzas que todos hemos experimentado en cada oferta de trabajo a la cual nos hemos presentado. Estoy segura que también muchas cosas de las que transcurren son cosas verídicas que le han sucedido en algún momento a Ángel.

Un punto positivo es todos los sentimientos que va sintiendo Luis, al no cumplir sus propósitos diarios (estudiar a diario, sus trabajos temporales y sus preguntas de sí tanto esfuerzo merecerá la pena). Así como todas sus recomendaciones que refuerzan la trama y el desarrollo de los acontecimientos. ¿Quién no ha dicho alguna vez al comienzo del curso “este año voy a estudiar todos los días y luego…?

Describe a la perfección esa desesperanza de una generación que duda de su futuro más próximo, si emigrar o seguir intentándolo en su ciudad, y muestra esa impotencia al ver injusticias con los que almorzamos. A veces tiene que pasar algo para ver los dientes al lobo.

También me ha dejado buena impresión, la descripción que realiza de Valencia, esa ciudad que un año acudí a pasar la Semana Santa y de la cual me quede con ganas de degustar un buen plato de paella.

Por último quiero también valorar, la forma en que enlaza con la historia acontecimientos históricos y políticos de la época, describiendo un libro ante nosotros muy realista.

Sólo tiene 138 hojas, pero sin embargo, tiene muchas referencias a la literatura y la música, y un mensaje de esperanza a todos aquellos que persiguen su sueño hasta lograr los resultados cumplidos. Quédate con lo positivo, todo esfuerzo merece la pena.

Su estilo está escrito con un ritmo ágil, un estilo sencillo y ameno de leer. Fiel reflejo de una sociedad que ha cometido abusos en algunos sectores y ahora tiene que pagar esos excesos. El intento de lucrarse de ciertos políticos y empresarios, mientras “aplasta” al que esta más abajo.

Para finalizar, es un libro que no deja indiferente, y que en menor o mayor medida todos tenemos a alguien cerca que viva su misma situación. Ideal para leer en un fin de semana tranquilo y relajado. También sirve para dejar claro a los adolescentes (próximos trabajadores) que sin formación no hay salida. Si con una licenciatura lo tiene difícil, sin formación se hace imposible.

Anuncios

2 comentarios en “Diario de un opositor en paro, de Ángel Company

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s