Tres meses de verano, de óscar González Velasco

tres-meses-de-verano-cubierta-1.jpg

Alaska, EEUU, año 1914. En un remoto pueblo de montaña, un viejo cazador vive atrapado entre los recuerdos de su amor de juventud, un romance que tan sólo duró tres meses de un verano ya muy lejano, y que pasó junto a su tío en las costas de Japón.

¿Qué sentido pudo tener aquel fragmento de tiempo? Ahora, entre las montañas, todo parece haberse perdido en el olvido. Pero una serie de inexplicables acontecimientos, y la misteriosa aparición de una loba blanca, cambiarán drásticamente la vida de los habitantes del apartado pueblo de Alaska. El viejo, acompañado por su el aprendiz Inuit y su joven nieta Myra, intentará buscar el sentido de aquel añorado y doloroso amor de juventud.

Situada entre los majestuosos paisajes de las tierras salvajes de Alaska y la singular cultura japonesa, la historia aborda honestamente temas como el significado del amor, de cómo el pasado nos acecha constantemente, y de la fuerza que el paso inexorable del tiempo tiene sobre cada uno de nosotros.

Sí algo hecho de menos estos dos últimos años es el cambio tan duro que ha provocado en mi vida la enfermedad de mi madre. He cambiado mis escapadas al pueblo, por fríos hospitales, y hecho mucho de menos, el hecho de juntarme con los “mayores” y que me cuenten sus mil y una historias de juventud. Sé que en mis padres, también tengo las mejores referencias (sobre todo de mi madre, que al igual que yo hemos sido siempre “unas locas traviesas”), pero hecho en falta, cuando llega la noche, coger las sillas y juntarnos bajo la luz del farol, mientras respiras el aire de la noche, hacer los famosos corrillos vecinales y escuchar las “travesuras” o vivencias que han tenido nuestros mayores.¡Son los mejores maestros y vale mucho lo que te cuentan!.

Es una obra, que me ha enganchado desde su primera hoja y que me ha hecho meditar en temas que no siempre se valoran, o que quizás pasen de lado por otras vidas. A través de ellas, se valora el transcurrir el tiempo, como nos afecta y de que manera tan intima nos adueñamos de nuestros recuerdos, como parte de nuestra propiedad y que nos duele tantas veces compartir.

Comienza cuando un viejo cazador, comienza a compartir sus recuerdos de juventud, a su joven aprendiz Inuit. Se basa principalmente en tres meses, pero donde ocurrieron muchas cosas y que, gracias a la forma de escribir de Óscar, nos hace engancharnos a su historia, sin querer dejar de leer hasta llegar al final.

Este tiempo, lo transcurrió junto con su tio, en las costas de Japón. Pero, sin embargo, ha dejado una huella imborrable en sus recuerdos, y que, en cierta manera, han provocado el cambio de la vida de los habitantes de Alaska.

Fue una época complicada, dado que no sólo narran las experiencias y decisiones duras a través de las vivencias de los principales protagonistas, sino que nos hace reflexionar sobre temas como la eutanasia, el racismo y la infravaloración del resto de las razas en pro de la blanca, la cruda realidad de las guerras que no tienen ninguna justificación, la mentira de la religión o los problemas ambientales. Problemas que hoy día se sigue luchando por atajar, pero que sin embargo, a través de la novela nos hace adentrarnos a los diferentes temas de una manera profunda a través de las vivencias personajes.

Fueron sólo tres meses, pero fue una época complicada, donde no sólo se plantean experiencias y vivencias, sino que nos da el consejo de como vivir nuestra propia vida, con honestidad, con la conciencia limpia y de como convivir con diferentes culturas. A parte de Inuit y el cazador, aparece la nieta de este último Mayra. Una mujer también muy valiente, que aparece en los momentos clave.

Me encanta este tipo de libros que me mantienen enganchado desde la primera hoja hasta el final. La historia está muy bien hilada, quizás me falta el conocer algún personaje secundario que aparece en algún determinado momento, pero también por otra parte agradezco a su autor el que se centre principalmente en los personajes principales. De esta manera, permite imaginarnos una bonita relación entre abuelo y nieta. Además, de mostrarnos que el carácter del cazador, sea de un hombre inteligente y bueno, amante de la naturaleza, sincero, intenso y conmovedor. Me ha encantado este personaje.

No conocía a Óscar, pero su forma de escribir, no sólo gusta, sino que te envuelve en la historia. Demostrando que no sólo ha querido contar una historia, sino que ha querido ir más para allá y se ha documentado para describir ciertas situaciones que de otra manera sería completamente imposible de narrar. Me ha encantado y le seguiré muy de cerca, dado que su narración es muy sencilla, pero te llena, dejándote una huella difícil de eliminar.

Ojalá podamos leer su segunda parte, porque estoy deseándolo seguir conociendo la vida de este adorable cazador. Muy recomendable.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s