Nunca hagas cosquillas a un tigre, de Pamela Butchart

665936-340x340

«¡Qué injusto! Siempre me prohíben hacer lo que más me gusta. ¿Qué hay de malo en ser un ?rabo de lagartija??».

Zara Zarandilla es un torbellino: inquieta, curiosa y dinámica, es lo que los mayores llaman una criatura «hiperactiva»; no podría dejar de hacer diabluras aunque quisiera, no se está quieta ni en sueños. Zara no para, y hay órdenes, como, por ejemplo, «nunca hagas cosquillas a un tigre», que le resultan imposibles de cumplir.

Animales, humor y acción se alían en esta divertida historia ilustrada por Boutavant (autor de los libros de la serie Mouk) que comparte la frescura de Salvaje y la personalidad rebelde de Madeline.

A través de la Editorial Zorro Rojo me ha llegado este divertido juego, que hará las delicias de más de uno, y que es una manera sutil de animar a los más pequeños a leer historias divertidas.

Nada más verlo, ya nos damos cuenta de que es un libro muy cuidado, con unos vibrantes colores que alegran la vista y que acompaña a una historia divertida que sí nos fijamos bien también puede sacar su moraleja. Está recomendada a partir de los tres años, y está editada en cartoné. Esta obra se debe a la creación de la galardonada escritora escocesa Pamela Butchart, y sus ilustraciones del reconocido dibujante francés Marc Boutavant.

A través de sus hojas viviremos las aventuras de la niña torbellino Zara Zarandilla, ¡¡qué no para ni un minuto!! además de ser muy descarada, y a quién las advertencias de los adultos, por muy duras que estás sean, poco le importan.

A simple vista es una niña normal, con sus trenzas y el jersey tejido por su abuela. Junto a los demás alumnos de la clase realiza una excursión al zoológico, pero ignora las suplicas de la Srta. Potterhurst para mantener la calma y evitar todo tipo de peligros. Ella, hace caso omiso, y acaricia las serpientes, molesta a los osos y empuja al pavo real. ¿Por qué no puede hacerlo sí es divertido?

Pero ya, el colmo es querer hacer cosquillas a un tigre con resultados desastrosos, los leones comienzan a rugir, los loros a gritar y la profesora ya no puede más y se desespera. Cada uno de los amigos que participan, están dispuestos a explorar y hacer travesuras sin límites.

Zara, al final se da cuenta y ordena a todos que se detengan, retornando la calma. Pide disculpa a la profesora, y promete que nunca más hará cosquillas a un tigre (No hay nada malo en empujar a un oso polar, ¿no?)

Un regalo tanto para profesores que tienen un alumno como Zara y niños con mucha energía. Seguro que les haces feliz.

ldzr-logo

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s