El valle feliz, de Annemarie Schwarzenbach

el-valle-feliz-de-annemarie-schwarzenbach

Una estancia en el valle persa del río Lahr, es la excusa para reelaborar un texto anterior y convertirlo en el espejo de sus dramas íntimos. La de Annemarie Schwarzenbach fue una vida corta pero intensa marcada por la angustia existencial, la homosexualidad, las drogas y la búsqueda de la identidad en largos viajes por Persia y Oriente, Europa, Estados Unidos y África.

La inseparable amiga de Klaus y Erika Mann, la compañera de viaje de Ella Maillart, la amiga de Malraux y la gran pasión de Carson McCullers traza en estas páginas su relato biográfico más intimista y el más osado debido a una sinceridad implacable.

La vida en este valle, recreada años después, se convierte en una alegoría de la soledad, el amor y la muerte, pero también del esfuerzo por sobrevivir a pesar de verse a sí misma “perdida, apátrida, a merced del viento, del frío, del hambre… siempre sola, empujada hasta el mismo borde del abismo”.

El recuerdo de lo vivido en este lugar, donde parecen acabar todos los caminos, será también un acicate para renacer y extraer de la memoria y las experiencias pasadas nueva energía para seguir adelante.

Annemarie supo desarrollar la literatura de no ficción de viajes, como nunca antes se había desarrollado. Lo llevó a un sentido intimista, como su propia vida. Una vida corta, pero muy intensa, siempre ligada a cuestiones modernas. Tan intensa, que llegó a ser filóloga, arqueóloga, periodista, fotógrafa y novelista. Intensidad que dejó reflejado en cada uno de sus novelas.

En cada una de sus novelas, plasma el movimiento que interioriza en cada lugar que llegaba a conocer, otorgando un carácter episódico que también está presente en la vida cotidiana, aunque aparece de manera inesperada.

Halló inspiración en su atormentada, y casi siempre solitaria vida, marcada por su adicción a la morfina, que le llevó en muchas ocasiones a recluirse en clínicas de desintoxicación. Aunque se llegó a casar con el diplomático Claude Carac, su condición homosexual la llevó a vivir varios romances fugaces.

En el valle feliz, tenemos una nueva oportunidad de conocer su mundo íntimo, ofreciendo otra visión de sus desplazamientos por Oriente. Viajo a Persia junto a su amiga Ellia Maillart, una reconocida arqueóloga, que dio una fuerza inusual a la historia.

A través de la historia, nos veremos viajando como en la Antigüedad, la idea del viaje como una condena a vagar, errar por el territorio desconocido, como sí de una epopeya se tratara. En Muerte en Persia, encontramos una buena síntesis de esta concepción: Nuestra vida se parece a un viaje… y más que una aventura y una excursión a las regiones desconocidas, el viaje parece una imagen condensada de nuestra existencia.

A ratos viajera irresponsable, impregnada de lo exótico de la región, a ratos crítica con las imposiciones de Occidente, encuentra en Oriente una manera de mantener una postura crítica con Europa. Trata con ello de adecuar su compromiso social a la búsqueda de su felicidad individual.

Son testigos de cómo una sociedad rica en cultura e historia, se toma con la llegada de la sharia en represiva, sobre todo con las mujeres. Desprotegidas, avergonzadas y turbadas, las mujeres persas bajan las cabezas para continuar invisibles, condición a la que están acostumbradas.

No concibe Oriente como algo extraño; en su viaje a Persia, en el destino descubre las entrañas: Habría que transformarse en un segmento de desierto, en un fragmento de montaña, en una franja de cielo vespertino. Habría que encomendarse al país y compenetrarse con él. Vivir en oposición a él es una audacia tal que uno se muere de miedo.

El valle de Lahr coincide con su realidad intensa. Allí, descubrirá el abandono, el silencio y el vacío y, solitaria y alienada, las fuerzas para sobrevivir las encuentra en la escritura.

Me encantará seguir leyendo la voz desgarrada de Annemarie en alguna otra anterior novela, y ojalá se sigan editando nuevos libros en España (este es el primer libro).

logo_LDH_factory

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s