Hiru Txerrikumeak, de Ximena Maier

Los cuentos de siempre al alcance de los más pequeños.

El cuento “Los tres cerditos” es un cuento de hoy y de siempre. Los de mi generación lo conocemos porque nos lo han repetido hasta la saciedad. Y, estoy casi segura, que los de mis padres y abuelos también disfrutarón desde su más tierna infancia, intentando también asimilar la moraleja que se esconde entre su historia.

Es un cuento que, como su nombre lo indica, narra la historia de tres cerditos que conviven juntos y entre ellos se ayudan para sobrevivir al más temido lobo feroz.

Los protagonistas deciden salir adelante, cada uno por su lado, y construir sus casas de la mejor manera posible, siempre intentando mantenerse a salvo de todo mal que se pudiese presentar en el bosque.

El cerdito más pequeño intenta realizarla de paja, porque es el material más sencillo de utilizar, y es el que menos tiempo tardaría en construir su casa.

El ingenio del mediano fue a través de la madera, pero también al igual que el primero, es el material más sencillo de encontrar y rápido que hacer.

En cambio el mayor, fue más inteligente, y aunque le tomo mucho más tiempo la construyó de ladrillos. La construcción de cada uno de los hermanos es una muestra de independencia respecto a intentar vivir su propia vida y asumiendo su propia responsabilidad. Una vez cumplidas sus responsabilidades, siguen con sus vidas llenas de ilusión, recreo y juegos, hasta que aparece el temido lobo.

Cada cerdito toma su refugio, pero el lobo con sus potentes pulmones, consigue derribar las casas. Primero la de paja, después la de madera, hasta llegar a la de ladrillo. El cerdito mayor incluyo en su vivienda una chimenea con el objeto de tener donde asar bellotas y hacer caldo. Esta acción salvo, a sus hermanos, del lobo, dado que al intentar descender por la chimenea cayó en la trampa del caldero hirviendo. Claro ejemplo “pensar antes de actuar”.

Los cuentos de siempre, permiten trabajar la comprensión a través de sus ilustraciones. Además, al estar escrito en letras mayúsculas facilita el aprendizaje. Son ilustraciones vivas y llenas de color.

El texto completo al final hace participar también a los adultos de la lectura infantil. Una nueva oportunidad de acercarse a los cuentos clásicos. Fomentar las ganas de leer. La importancia de la amistad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s